Me preguntan que se siente ser mamá de tres muy seguido y mi respuesta en pocas palabras es: No Me Importa!

Aqui les explico:

Algunos días puedo sentir el amor inmenso que nos une y existen noches que mi a corazón no le queda más remedio que estar agradecido por esas pequeñas bendiciones que se mueven a toda velocidad y convierten mi casa en un hogar.

Hay tardes que hasta me olvido de mis responsabilidades para transformarme en una niña como ellas, una niña que solo vive el presente cantando y bailando por la cocina “libre soy”, comiendo dulces y riéndome a carcajadas sin ninguna razón coherente.

Otros días despierto como un robot, un robot que no siente absolutamente nada. Y como un soldado, casi en automático, me doy a la tarea de hacer mis actividades de mamá: les doy de comer, les cambio pañales, las peino, las llevo a la escuela, les prendo la tele.

También tengo días en los que estoy tan cansada que siento como si estuviera en un túnel sin salida en el que todos dependen de mi.

Es tanta responsabilidad que decido aventar mis sueños por la ventana de mi cuarto pues, al parecer, pasare el resto de mi vida recogiendo juguetes y sirviendo biberones.

Ser mamá no se siente igual todos los días.

Pero les diré un cosa, ser madre de mis tres niñas es y seguirá siendo el milagro más gratificante de mi vida y me siento orgullosa de serlo.

Amo tanto ser mamá, que NO ME IMPORTAN los días difíciles ni las noches sin dormir.

No me importan los quinientos pañales o el mugrero en cada esquina de la casa.

No me importa tener que esconderme para hacer yoga o levantarme en las madrugadas para poder escribir.

No me importa perder horas poniéndole zapatos y vestidos a las muñecas o gastar dinero en colegiaturas, biberones y juguetes absolutamente innecesarios.

No me importa compartir mi cama, mi silla o mi postre.

No me importa tener que bañarme en minutos ni ir al baño acompañada.

No me importa NADA por una simple razón: porque las amo más. Las amo más que cualquier problema, que cualquier desvelada, que cualquier berrinche.

Las amo más que todos mis viajes, mis libros y que a mi café caliente.

Las amo más que ha cualquier día libre o ha una noches de sueño profundo.

Así que no te angusties, no será fácil, pero estoy segura que a ti tampoco te importará.

Close Menu